Transporte diésel vs híbrido: el camino hacia un futuro eléctrico

18 septiembre of 2018 by

 

Una realidad hoy en día, es la necesidad de zonas de seguridad silenciosas, además de sin emisiones e incluso con terminales internas. Por ello, hay una tendencia hacia la aceptación de usar una menor cantidad de automóviles en los centros urbanos, lo que significa una mayor demanda para la capacidad de transporte, sin aumentar el estrés del medio ambiente.

El silencio es oro

 

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Por lo que cada vez hay una mayor preocupación en los efectos causantes del ruido en la salud pública.

 

En ese sentido, las prioridades ecológicas cobran más importancia en prácticamente todas las ciudades, puesto que el ruido no solo es molesto, sino que también es un factor de salud costoso y que generalmente es ignorado.  Por ello, las reglamentaciones aumentan la demanda de reducir sus niveles, generando grandes costos para la sociedad y los propietarios, que los lleva a buscar objetivos en torno a su reducción en las fuentes y en el tráfico urbano, los grandes motores a diésel y gas, para  obtener grandes beneficios.

 

Una opción viable para combatir estos efectos es contar con autobuses eléctricos, con los que las emisiones de ruido y la necesidad de implementar soluciones se reducen. Al calcular su costo, la comparación de los motores a combustión contra los de conducción eléctrica revela cifras importantes en ahorro de costos, lo que se traduce en grandes cifras para beneficio de toda la ciudad.

Gestión de zonas

 

Por motivos de ruido, en áreas urbanas densas no se pueden permitir todos los tipos de tráfico. En cuestiones de emisiones y seguridad, se aplican restricciones en zonas definidas o en puntos específicos. Por lo que es necesario tener las herramientas comprobadas necesarias para gestionar estas zonas.

 

Bajo consumo de energía

 

El reemplazo de los autobuses de diésel regular por los eléctricos e híbridos, es benéfico en relación de costos, además de la eficiencia de la conducción eléctrica y la recuperación rápida de energía al frenar y conducir cuesta abajo.

 

La movilidad en el entorno urbano es multifacético, ya que las rutas del autobús pueden verse afectadas por las diferentes demandas. Por ejemplo, la longitud de la ruta, la frecuencia, la capacidad y las reglamentaciones locales dan lugar a que se necesiten diferentes tipos de tráfico y vehículos. Por otro lado, la contaminación y la congestión, son problemas cada vez más grandes. No obstante, la demanda de transporte está teniendo un crecimiento cada vez mayor.

 

La electromovilidad seguirá siendo la piedra angular en la estructura del tráfico urbano en el futuro cercano. Las ciudades progresivas necesitarán soluciones completas para los sistemas: vehículos de alta calidad, servicios relevantes y una infraestructura de interfaz abierta.

 

Cambiarse a lo eléctrico, más que un lujo, es una necesidad que cada vez está cobrando más relevancia.

 

Para más información de Volvo Buses México, visite www.volvobuses.mx

Previous:

Air France México y Voom firman acuerdo para brindar mejores experiencias de viaje a los pasajeros

Next:

Seguros inteligentes revolucionan la seguridad de los conductores  

You may also like

Post a new comment